Extraoficialmente se conoció que un comisario del Cicpc habría encontrado presunta evidencia del caso luego de que el gobernador de Bolívar negara el hecho. 

Por Ricardo Sánchez-Silva | @RicardoLoDice

Según el testimonio de uno de los sobrevivientes, el día viernes 4 de febrero, una banda criminal y el menos dos componente pertenecientes a cuerpos de seguridad del Estado en la población de Tumeremo, intentaron tomar control de las llamada “mina Atenas”. Esta zona del sur de Venezuela – estado Bolívar –, está controlada por distintas bandas criminales que se apoderaron de las minas de oro y otros minerales, pero principalmente el primero, debido a que la actividad era ilegal hasta que Nicolás Maduro anunciara la explotación del Arco Minero del Orinoco por empresas trasnacionales de Canadá, Estados Unidos y China.

El hecho habría ocurrido cuando se generó una “bulla” en un terreno privado (Atenas) de Tumeremo. Las personas de la localidad llaman “bulla” a un hallazgo de oro en la zona. Este término es muy conocido por la población porque tal descubrimiento puede generar minerales durante meses, incluso, año.

A pesar de que según la primera versión ofrecida por el gobernador, Francisco Rangel Gómez, tal masacre no existía, el testimonio de primera mano de uno de los sobrevivientes a la presunta tragedia, dice lo contrario. Lejos de pedir justicia, ya que la ven muy lejos, los familiares le exigen a Rangel Gómez que los cuerpos aparezcan, pero la primera autoridad del estado dijo que todo habría sido “un show mediático de la derecha venezolana”.

Testigos y evidencia extraoficial

De acuerdo a lo que contó el sobreviviente, habría visto a funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y el Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc) en la mina Atenas, cuando su compañero de trabajo fue asesinado en su presencia con armas largas (AR 15 y Fal). Ellos habrían estado con “El Topo”, líder de una banda que intentaba tomar control de la “bulla”.

Esta persona relató que presenció cuando los criminales mataron a trabajadores en frente de la mina. Otra fuente informó que los sobrevivientes fueron obligados a cargar los cuerpos en un camión volteo, mientras que los apuntaban.

Ahora bien, según el testimonio de una fuente de primera mano, el Comisario del Cicpc en Tumeremo encontró franelas con rastros de sangre y casquillos en la primera revisión realizada en el lugar, donde también se habría vivido un secuestro masivo de las personas que trabajaban allí.

Esta versión extraoficial, se suma al testimonio de otro minero que iba en moto y vio cuando el camión, escoltado por los cuerpos de seguridad del Estado, se desvió hacia la vía que va a la mina Nuevo Callao. El martes 8 de marzo, el Cicpc retuvo un vehículo con las características descritas por sobrevivientes, pero para el gobernador “no hay evidencias hasta el momento”.

En efecto, las personas que estuvieron en el lugar de la presunta masacre, sí existen, contrario a lo que el mismo Rangel había dicho. Aunque ahora se apega a las recientes declaraciones que dio Nicolás Maduro, en las que reconoce la posibilidad de que la tragedia haya ocurrido y le atribuye la responsabilidad, presuntamente a paramilitares.

 

 

Tres presuntos delincuentes también están desaparecidos

En la lista de los 17 mineros presuntamente asesinados, publicada por el diputado de oposición, Américo de Grazia, hay un dato particular. De acuerdo a la versión de una fuente consultada que los conocía, Néstor Jesús Ruiz Montilla, José Ángel Ruiz Montilla y José Armando Ruiz (uno de estos dos apodado “Q”), eran primos de el llamado “Gordo” y parte de la banda enemiga de “El Topo”.

Sin embargo, esta última versión se contradice con el testimonio directo de *Ignacio, quien afirma que la banda del llamado “Gordo” no existe y “El Topo” – colombiano, según dice -, los sometió para tomar el control. “Vivíamos felices, allí no mandaba nadie. Tú podías dormir con el oro en el pecho, si querías y nadie te hacía nada. Yo le voy a decir la verdad, que si esas personas los hubieran matado y nos los dejan en el mismo sitio, Tumeremo se queda callado, nos metemos la lengua en el… el sentimiento que da es que no los hemos visto. Ni siquiera nos los dieron para poder enterrarlos. Los botaron como unos perros o los quemaron como unos miserables. Ese es el dolor del pueblo”.

Protesta disuelta

Hasta horas de la madrugada de este jueves 10 de marzo, familiares de los desaparecidos que mantenían una tranca en el “Troncal 10” de la localidad desde la mañana del sábado pasado, fueron dispersados por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Ejército. Ya el gobernador de la entidad había amenazado con disolver la protesta.

“El Estado venezolano no ha querido actuar por la fuerza para no generar  mayor crispación en la zona. La vía se va a abrir, pero ahora será ya oficialmente con Fiscales del Ministerio Público, órdenes de captura y una cantidad de cosas que no se quería hacer pero se va a tener que actuar de esa manera, sobre todo porque ya sabemos que quienes están allí son individuos que portan armas de fuego y no tienen porte”, alertaba Rangel Gómez en una emisora local el día de ayer.

El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab delegó cuatro funcionarios públicos para hacer una “investigación imparcial”, dijo. Por su parte, el Ministerio Público designó a dos Fiscales al caso, pero los familiares de los desaparecidos no confían en ellos. Testigos que han declarado habrían sido presuntamente amenazados de muerte. Los operativos policiales continúan, pero los cuerpos no aparecen a pesar de que extraoficialmente han salido a la luz públicas fotografías de supuestas evidencias

Secuencia de tuits publicados en @RicardoLoDice sobre el caso

 

 

https://twitter.com/RicardoLoDice/status/706576483008028675%20

 

https://twitter.com/RicardoLoDice/status/706576970306494465 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Hemos cambiado el nombre de la fuente por motivos de seguridad.

Comments

comments